lunes, 5 de octubre de 2015

SEGUNDA INSURRECCIÓN DE ESTELI. ABRIL 1979


SEGUNDA INSURRECION DE ESTELI. ABRIL 1979
Byron Javier Picado Molina.
1 – 24 octubre 2015.
Estelí, Nicaragua
Introducción
Este es un relato preliminar en homenaje a tod@s l@s participantes en esta gesta libertaria. Cualquier información es bienvenida para incorporarla al texto

Días previos

En los alrededores de la ciudad de Estelí habían quedado ciertos campamentos  guerrilleros. Estaba tensa la situación para los campesinos porque la guardia los reprimía y asesinaba por apoyar a l@s alzad@s.
Dice Filemón Moncada: Yo estuve allá (Honduras) con el Comandante Francisco Rivera, en un campo de entrenamiento con los otros compañer@s; en unas casas que habíamos alquilado en Honduras, en San Marcos de Colón. Entonces nos llegó una nota de los campesinos que decían que aquí en Estelí no podían entrar a la ciudad porque entraban y la Guardia los capturaba y asesinaba; y los mutilaron y pusieron en los caminos y no podían enterrarlos porque la Guardia los atacaba, si se acercaban. 
Entonces, el Comandante Rivera leyó la nota y dice que nos están pidiendo ir a parar esa situación de la guardia. Y nos pidió: quien quiera ir que de un paso al frente. Entonces varios dimos un paso al frente. Nos organizamos, un grupo, y salimos de allá a las seis de la tarde. Entramos a Somoto en un camión. A los camiones en la parte del camastro le ponen siempre una tabla ancha. Entonces nos pusimos todos acostados y la tabla nos tapaba. 
Venían Freddy y Marta Úbeda adelante, con fusiles Fal para disparar fuertemente a la Guardia, si nos detectaban. Y nosotros también andábamos bien armados, pero acostados, cada quien traía el fusil a su orilla. Logramos pasar sin ningún problema el retén de la Guardia. El chófer dijo, “allí voy a hacer un mandado, ya regreso.” “Bueno, ¡andáte!” Así pasamos tranquilo por Yalagüina. Entramos a Condega. Vinimos a Estelí y pasamos a San Roque. Ya en San Roque nos bajamos y agarramos para el cerro donde estaba el campamento. 
A los tres días la Guardia se dio cuenta que estábamos allí y tendieron un cerco alrededor del cerro y avanzaron peinando. Asesinaban terriblemente. Vinieron con aviones. El Comandante Rivera dijo que estaban bajando infantería que después vinieron a pie barriendo todo. Mandó a Juan Alberto Blandón adelante para poner emboscadas al enemigo que vino de Estelí. Después organizó a otro grupo que éramos nosotr@s con enfermeras, con médicos, que íbamos a organizar un hospitalito en la quebrada de Las Pintadas. Y el Comandante Rivera quedó atrás para venir con l@s niñ@s, con l@s ancian@s, con las mujeres embarazadas. Logramos entrar con toda la gente hasta aquí. Pero en Las Pintadas nadie se quiso quedar. Todos quisieron venir a Estelí a combatir.
A mí me habían mandado a hacer posta, a hacer vigilancia, y de repente me bajé a dar una vuelta y no hallé a nadie. Se habían organizado y se habían ido para Estelí. Entonces yo me vine y fui a la casa de comando y allí estaban tod@s l@s compañer@s. Y la guardia había subido y en La Montañita encontraron unas familias y l@s mataron a tod@s. Una niña se fue a esconder en un maíz, en una de las casas, y la Guardia puso fuego a las casas y la niña quedo calcinada. Solo quedaron las cenizas. 
Lo que inició la insurrección de abril fue el esfuerzo de parar a la guardia que estaba asesinando a la gente. Fue el tiempo de las actividades de la iglesia que siempre se hacen en abril (semana santa); pero en 1979 no se hicieron porque estábamos combatiendo a la Guardia Nacional. (1)
Dice Antenor Rosales. Tercerista. (De León): Nosotr@s debíamos venir el primero de abril. Nos vino a dejar a la frontera “El Topo”, Enrique Argüello. Entramos por la misma ruta donde habían capturado a Doris Tijerino, un famoso portón ahí por la frontera de El Espino, en Somoto.
Nos bajamos como a unas mil varas de la frontera, nos metimos a la izquierda, cruzamos la guardarraya y nuevamente volvimos a la carretera, ahí nos estaba esperando un colaborador, que después creo que murió en El Salvador. Dormimos en su casa, que quedaba como a unas cien o doscientas varas de la carretera. En la mañana, de día, nos fuimos en una camioneta, desde las afuera de Somoto, a un lugar que se llamaba Los Araditos (Estelí).
En el camino pasamos como cuatro retenes de la Guardia y en los cuatro nos detuvieron. Pusimos nuestra mejor cara. En la tina de atrás, íbamos “El Zorro”, otro compañero y yo; adelante iba el que manejaba y la “Flor”, una muchacha muy joven. Tuvimos que pasar por Estelí para llegar a Los Araditos.
Entramos a la ciudad de Estelí al medio día y agarramos el camino a El Sauce; nos bajamos en la finca de un colaborador al que le decíamos “El Abuelo”, y ahí encontramos a nuestros compañer@s: era la Columna Filemón Rivera. Traje algunas fotos de ese grupo.
Oyente: Rolando López. Creo que “Flor” es una compañera que se llama Enoé Valenzuela, una compañera chaparrita que trabajaba en la Policía.
Antenor: Sí, puede ser ella. Lo que sentimos al llegar, es que los compañeros estaban que rascaban. Ni siquiera nos saludaron. Lo que nos preguntaron fue: ¿A qué horas nos vamos? Para entonces, tal como ves en esta foto, ya estaban bien armados, distinto de septiembre, ¿verdad?, ya existían fusiles.
Mónica Baltodano: Por lo menos ahí se ven en esa foto unos quince fusiles, tal vez podés identificar a algunos de los compañeros que están aquí.
Antenor: Napoleón Molina “La Chiva”; Ricardo, quien vive en Canadá; un pintor que se llamaba Antonio Rodríguez “Toño Tarzán”, murió; Arturito, un muchacho de Chinandega; están cuatro hondureños en esta foto, el Indio Emilio, Güandique, “Froylán” o Juan Alberto Blandón, que murió en El Lamento, creo que así se llama el lugar, donde murió; Víctor Manuel Gallegos y yo. De los cuarenta que aparecen aquí por lo menos, unos quince son compañeros caídos.
Mónica: Había un plan de hacer acciones ofensivas, pero no incluía una nueva insurrección en Estelí. En la realización de un plan de fuerzas combinadas, Elías Noguera y (luego llega) Cristhian Pichardo (Insurreccionales y GPP) atacaron Condega, donde hieren a Elías Noguera en una pierna. (Derriban dos aviones)
La columna de Salvador Loza debía emboscarse entre Estelí y Condega para contener los refuerzos de la Guardia. …. pero en la retirada combaten prácticamente en los barrios de Estelí. Por otro lado, la emboscada que tenían planeado ubicar en la Carretera Panamericana, antes de Estelí, no se puede montar. Prácticamente fracasa.
Por su parte, otras fuerzas combinadas atacan El Sauce, donde derribaron otro avión; además, se atacó Achuapa, Río Grande, San Rafael del Norte, Pueblo Nuevo y Limay, acciones todas, exitosas. La gente de “Froylán” estaba entre Estelí y El Sauce, y es la fuerza con la que vos te encontrás buscando Los Araditos, es toda la gente que está en la foto. (2)
La entrada

(El domingo de ramos del 8 de abril de 1979, a las 4:30 de la tarde, entran a Estelí combatientes de una parte de la columna Filemón Rivera del Frente Norte Carlos Fonseca Amador (FNCFA), del FSLN, por el barrio El Zapote.). Luego se suman algun@s de la GPP (Columna General Pedro Altamirano).
Dice Antenor: La Guardia había aprendido y tenía distribuida varias unidades en toda la ciudad…. sólo en la entrada nos encontramos con resistencia del aparato militar de la dictadura, y ya no fue posible entrar directamente en ofensiva sobre el cuartel, sino que desde las primeras casas del pueblo tuvimos que tratar de forzar la entrada a Estelí. Ése fue el ingreso. (2)
Mónica Baltodano: La Guardia estaba en el Colegio (de monjas),  El Rosario, la Catedral, el Banco Nacional y TELCOR. Tal como previeron, sin la emboscada sobre la Panamericana, la Guardia comenzó a penetrar por ahí desde el día doce, y los fueron haciendo recular tramo por tramo. (2)
El 19 Digital : Las familias recuerdan que durante el segundo intento de liberación de Estelí (abril, 1979), unas dos mil fuerzas de la denominada Escuela de Entrenamiento Básico de Infantería (EEBI), comandada por el régimen somocista, cercaron y devastaron toda la ciudad, dejándola solo en escombros.
“El pueblo se alzó contra la Guardia. Eran centenares de trincheras y barricadas. Hombres y mujeres estuvieron al frente desde la guerrilla, y jugaron un papel protagónico en la liberación”, recordó Francisco Valenzuela, actual alcalde sandinista de Estelí (2014). 
Rememoró que la EEBI, ordenada por Somoza, atacó a las familias con tanquetas (Sherman), morteros de hasta 80 milímetros y bombas de 500 libras de presión, logrando replegar a las columnas guerrilleras, encabezadas por el legendario Comandante Francisco Rivera (El Zorro). (3)
Dice Jorge Antonio Gutiérrez Flores:
Mi casa era casa de seguridad. Está ubicada de La Bomba El Calvario 1 1/2 cuadra al Oeste; Familia Gutiérrez Flores: Doña  Haydee Flores Pérez y Antonio Gutiérrez Osegueda; hermano de Germán Gutiérrez, Pablito, Jefe de seguridad de Daniel, en los años 80.
Mi padre transportaba armas desde Honduras, a los Comandantes Filemón y Francisco  Rivera Quintero, del FSLN.
Entendí siempre que la misión de mi papá era de coordinación de actividades que se hacían dentro de la ciudad, como operativos, insurrecciones, etc. Él no combatía directamente. Era conductor de furgones...
Mi hermano, Noel Antonio Gutiérrez Flores, de 16 años en ese tiempo; hacia lo mismo que yo, correo; tengo entendido, porque desde chiquititos nos enseñaron la palabra compartimentación.
Mi mamá  les daba café, agua y fresco a César, El Zorro y otr@s que llegaban a la casa; pero no dormían ahí porque había un vecino de quien desconfiaban.
El domingo 8 de abril de 1979 yo estaba en la casa, en el barrio El Zapote, hoy Filemón Rivera. Con apenas 12 años era correo. Un compa, César, estaba en la casa como desde la 2 pm, hablaba con mi papá; Él con frecuencia llegaba a la casa y platicaba mucho tiempo con mi papá, no sabía de qué hablaban.
Ya estaba el bombardeo en la Sirena, se miraba y se escuchaba como los aviones descargaban metralla sobre posiciones guerrilleras. Tengo entendido que otros compas ya estaban por las Pintadas.
Me dijeron, (incluyendo a mi Papá), vas a ir a comprar un maíz, pero lo que tenés que ver es si viene la guardia. Me fui por El Chalet, subí hacia la casa de Doña Chayo Pérez y luego giré hacia donde está ahora La Bomba, es en esa cuadra que miro que la Guardia, viene por donde doña Florencia. Me regreso sigilosamente por la misma ruta. Informé al compañero César y éste corrió hacia la quebrada El Zapote. Los guerrilleros ya venían por el río; la GN estaba ya a una cuadra al norte de donde hoy es La Bomba, por la curtiembre de Don Lencho; por el río. Eran como las 3:30 pm.

Los jóvenes andaban en matiné. Era domingo y ese día se presentaba la película Grease; con John Travolta y Olivia Newton John; en el cine Estelí. Era el boom de esa película.
Cuando la GN va hacia abajo, a la quebrada, ametrallaron una casa de la familia Armas. Ahí asesinaron a Ana, de unos 18 años, y a Don Rigo, de unos 38 años. Hubo 3 heridos.
Como a las 4 de la tarde inicia el combate. La GN estaba como a dos cuadras de la quebrada. Yo quedé en medio del combate, en una casa de René Centeno (Grillo).
Este combate en la quebrada fue feroz, porque fue frontal. Duró una media hora y se fueron desplazando por la ciudad, y la guardia, con la tanqueta, ya se ha había retirado del barrio.
Después del combate un guardia se quedó escondido y mató a Mario Espinoza que venía de matiné. Ese guardia había quedado en un solar y Mario se metió por otro solar para llegar donde el tío Valentín Espinoza; el guardia le disparó con un Garand y le sacó las vísceras. Lo halaron desde donde cayó herido, como a unos 50 metros de la calle, solar que colindaba con el señor Carlos Blandón; hasta una cuadra y media al oeste de La Bomba, propiamente frente de la casa de Juan José Altamirano, afuera. Dentro de los que lo halan estaba la prima de él, Francisca Parrilla, quien fue la primera que llegó donde Mario ya herido; incluso ella le tiró piedras al Guardia, que con suerte éste no le disparó. Yo ayudo a halar ya afuera, en la calle.  Lo matan cerca de las 5 de la tarde.
Con banderas blancas lo llevaron al hospital; doña Lucía, don Cipriano y otros familiares de Mario; pero murió. No fui al hospital.
Este combate, en el barrio, se produjo paralelo a otros en la periferia de la ciudad.
El lunes, estamos en el solar de mi casa, con mi padre y mi hermano Noel; buscando pedazos de chatarras para poner en las barricadas; cuando miramos al mismo GN detrás del solar que queda vecino con el campo deportivo, El Chalet. Este Guardia era un negro murruco y alto. Serían como las 8 ó 9 de la mañana.
Corro enseguida a la barricada,  de la bomba una cuadra al oeste; y le digo a Che María (Cesar Rivera); en ese momento el guardia ya está disparando a media cuadra, al sur. Che María se va hacia abajo, hacia la quebrada, sube por El Chalet y se ubica en el Guanacaste; que todavía está ahí; con un Fal le dispara la primera ráfaga, le destroza una mano. El guardia sigue disparando el Garand, con una mano cambiaba el clip. Luego Che María le dispara otra ráfaga y ahí murió. Nos ordenan llevar la guardia al Chalet y ahí se quemó. Se cometió un error, no se ocultó el cumbo (casco) del guardia y en la operación limpieza lo hallaron y mataron a vari@s del barrio.
A Mario se enterró el lunes, entre la 11 am y 2 de la tarde, en el solar de Don Valentín Espinoza, tío de él.
En los siguientes días de la guerra me movía entre la casa del yanqui y la esquina que está a una cuadra de la bomba, hacia el oeste, la barricada. Llevaba agua, comida... También matábamos a los perros que comían personas muertas.
La barricada más grande en ese sector era la que estaba a media cuadra de mi casa, hacia el Este. Había otras más pequeñas hacia el norte y el sur, en la misma línea. Entendía casi inocentemente que esa era la línea de la retaguardia.
Los aviones tiraban volantes donde instaban a la población a meterse a las casas
Mi Papá, un señor que se llamaba Arnulfo Olivas y otr@s, oíamos en una grabadora la Radio Sandino, en medio combate, como al cuarto día. En el solar de mi casa.
Ahí andaban los combatientes: Danilo Flores, El Moreno (Ramón Moreno), Paulino Meza (Catalino), Reynaldo Meneses, Chemaría.
La casa del yanqui le decíamos porque el dueño era realmente de USA., Mr. Arturo Eagle; el papá de Jimmy que perdió la razón. Este yanqui estaba casado con una familiar mía, Manuela Urbina. En esa casa era donde estaban presos los guardias capturados, los "orejas”; de alguna forma operaba como un comando. Ahí llegaba con mucha frecuencia El Zorro. La dirección de la casa es de la esquina noroeste de La Anexa una cuadra al oeste.
Ahí llegaba Marta Úbeda, Noé Valenzuela, La Culebra; miré algunas veces a Juan Alberto Blandón, Froylán. El jefe superior era el Zorro. Unos vecinos fueron hablar por un señor, que no lo ajusticiaran y el Zorro ordenó que lo dejaran.
Para la retirada se nos informa, a las 6 pm donde el yanqui. Mi padre, mi hermano, Ramón Centeno e hijos  (Wilfredo y Ramón Centeno Jr.); vamos en una escuadra hacia el punto y nos comienza a disparar un franco tirador. Mi padre, mi hermano y yo quedamos atrapados en ese fuego y se nos hizo imposible llegar al punto acordado.
Llegó la EEBI con otros guardias; disparando y gritando obscenidades. Iban con la tanqueta; tiraron un tanquetazo en la casa de Don Cipriano Gutiérrez, a cuatro casas de mi casa, hacia el este; por suerte no había gente en esa casa...
La guardia comenzó a disparar a la orilla de las puertas….
A tod@s l@s que habíamos quedado en esa cuadra nos llevaron al hospital en medio de ráfagas y maltrato verbal, ponen aparte a los hombres y mujeres.
Íbamos, Don Pedro Raúdez , Felicita Centeno, Juan Urbina, Antonio Gutiérrez, Haydee Flores, Maura Rivera, Doña María Olivas, Marlene Gómez, Elsa Olivas, Cándida Ruíz, Valentín Espinoza, René Centeno,  Chico Bizco y su esposa; yo. Eran como las 9 de la mañana...
El resto es una odisea que pasamos en el hospital, en la operación limpieza, con el Cherry. Llega un hombre alto, chele, con gafas oscuras y uniforme gringo. Todo mundo pensaba que era un doctor porque revisaba los codos y si él entendía que había entrenado lo apartaban del resto de gente y lo mataban. A nosotr@s nos salva porque había niños menores que yo; de 2, 5, 7 y 8 años, y ancian@s; y se compadecieron; pero la orden de ellos era matar a medio mundo.
En el hospital trabajaba un tío mío, Miguel Flores; era el de mantenimiento. Por medio de él pudimos ver a una enfermera que creo se llamaba Cleotilde, la mató también la GN. Miré al Doctor Selva; yo lo conocía bien porque estudiaba primaria con un hijo de él, con Salomón. Miré también al fondo al doctor Dávila  Bolaños; también lo conocía bien porque estudiaba primaria con un hijo de él, el menor, (Alliam), con él estuvimos en las manifestaciones del 77, éramos unos chavalos medio locos.
A don Pedro Raúdez, un señor que era como mi padre, lo pusieron a excavar una gran fosa. Él nos contó que por la tarde pusieron a vari@s a la orilla de la fosa, con la cara para atrás, de espaldas, y los rafaguearon. Ahí fue donde asesinaron al doctor Dávila Bolaños y al doctor Selva; a Cleotilde, Chico Bizco  y 9 más.
Se oían ráfagas, pero no pude distinguir si era adentro o afuera, porque todavía se oían disparos afuera; que hacían los EEBI.
Los guardias querían que las mujeres se fueran para el colegio de las Monjas; ahí estaba la Cruz Roja internacional. Las mujeres dijeron, si no se van los hombres no nos vamos, y la CR internacional negoció con la guardia y nos mandaron al colegio. En ese tramo capturaron a un muchacho Ingeniero que trabajaba en INVIERNO; lo mataron. Ese muchacho se llamaba Denis Olivas.
En el colegio estuvimos tres días.
 Tenía 12 años. Todo esto ayudó a forjar el carácter que tengo, de ser crítico y auto crítico... (4)


El repliegue
Dice Antenor: En esa situación sostuvimos una reunión, para decidir qué hacer, y allí llegamos a la conclusión de que la única salida que nos quedaba, era buscar cómo romper el cerco.
“Froylán” no puede estar en la reunión porque había caído. Y “Rubén”, muy serenamente, pues en realidad yo debo decir que, en todos los momentos en que estuve con él, jamás lo vi perder la serenidad, en ningún momento, en ninguno, absolutamente en ninguno; muy serenamente hizo un resumen de la situación y nos planteó la necesidad de organizar la salida de todo el contingente y de la población que se nos iba a pegar, que estábamos seguros. Porque debo hacerte una mención, la guardia estaba dispersa en Estelí, pero se concentraba en las noches en cinco o seis lugares, y como había ido tendiendo un cerco dentro de la ciudad, esa noche se agrupó en varios lugares que mencionaste: La Escuela El Rosario, TELCOR, etcétera.
Nosotros sabíamos que la gente de todo ese sector de Estelí, que se ubica desde la carretera hacia El Zapote, se iba a ir con nosotros, estábamos absolutamente seguros, y obviamente, no podíamos dejarla, ni decirle que no se fuera con nosotros.
“El Zorro” mandó a hacer unas exploraciones y determinamos que, en el sector sur paralelo a la carretera, pero totalmente pegado a El Zapote, por ahí íbamos a romper, y efectivamente por ahí salimos. La salida fue larguísima. Para que tengamos una idea de eso, antes de oscurecer se tomó esa decisión. “El Zorro” decidió salir y nosotros procedimos a organizarnos para la salida, divididos en la clásica forma: una vanguardia, la más fuertemente armada; en el grupo del centro, los heridos, los enfermos y los viejitos; y una retaguardia.
Nomás oscureció, comenzó la salida; la salida de la ciudad que fue alrededor de las nueve de la noche. Para que tengamos todos una idea de la dimensión de esa columna, a las seis de la mañana, nosotros, la parte final de la columna estaba, lo más, a un kilómetro de Estelí. De manera que el grueso de nosotros durmió en los alrededores de la ciudad de Estelí.
Debo decirte que los helicópteros de la guardia somocista sobrevolaron toda la mañana sobre nosotros, estando acostados; es más, como no habíamos dormido ocho noches ni ocho días, noches continuas, nosotros nos despertamos; digo nosotros, los que teníamos cerca, que eran “Rubén”, la seguridad de “Rubén” y el grupo nuestro, como a las once de la mañana de ese día, y nos despertamos porque un helicóptero está encima de nosotros.
Prácticamente, en la salida no tuvimos ninguna baja. Donde sí se produjeron bajas fuertes, fue a los dos días. En la tarde del día siguiente, la Guardia nos atacó en Tomabú y nos hizo varias bajas ahí, pero ya habíamos logrado muchas cosas, entre ellas sacar a los heridos; eso lo organizó y lo ejecutó un amigo que conocemos todos: Orlando Benavides, “Pancracio”.
Dice Mónica Baltodano: Dice “El Zorro”: “Salimos, aunque atrás quedaban “Froylán”, quedaba el doctor Dávila Bolaños, capturado dentro del hospital y asesinado a balazos... Quedaba mi tía Concepción Rivera, asesinada en su casita del Barrio El Zapotal, por pura venganza contra mí”.
El doctor Dávila Bolaños no quiso dejar ahí a los heridos, fue asesinado por guardias de la EEBI bajo las órdenes del Chigüín.
(El 11 de abril 1979, cae en la insurrección de Estelí el militante sandinista Juan Alberto Blandón (Froylán). El 12 de abril 1979, son asesinados el Dr. Alejandro Dávila Bolaños, el Dr. Eduardo Selva y la enfermera Cleotilde Moreno. La noche del 13 de abril de 1979 se produce el repliegue. )

“En abril del 79 fue el primer repliegue que se dio en Nicaragua. El Zorro evacuó a casi tres mil personas de forma silenciosa, y burló tres cinturones de guardias (somocistas). Fue una organización enorme”, precisó Francisco Valenzuela. (3)
Dice Manfut: La retirada se hizo por el Barrio El Calvario, pasando detrás del Instituto Nacional, hasta cruzar la carretera panamericana y atravesar la quinta de La Barranca a escasa distancia del cerco que había levantado el enemigo, continuando en dirección sureste hacia el Cerro Tomabú aproximadamente a unos diez kilómetros de Estelí frente a la Comarca Santa Cruz.
Más de un millar de estelian@s dando muestra de valentía, arrojo y coraje revolucionario abandonaron la ciudad al lado de l@s combatientes sandinistas, burlando el cerco genocida. En este lugar se improvisa un campamento, se forman escuadras de aprovisionamiento, se montan emboscadas para garantizar la seguridad del centro de operaciones y se empieza a evacuar  a los heridos hacia otros puntos que ofrecieron mayor seguridad.
En El Tomabú se da cierta depuración y se envía a algun@s compañer@s a Estelí para restaurar el trabajo urbano que se había caído debido a la insurrección de Septiembre, por otro lado, otros compañer@s desplazad@s a Managua y otros lugares del país para integrarse a las columnas urbanas a fin de realizar trabajos de correos, abastos etc. No obstante la mayor parte de las personas que salieron de Estelí se quedaron en la guerrilla.  (5)
El 14 de abril se da una masacre a l@s compas que se habían quedado en lo que ahora es el panteoncito.
Fuentes:
1)    Testimonios de combatientes y colaboradores del Frente Sandinista de Liberación Nacional

2)    La difícil insurrección de abril.

3)    Estelí: ¡Tres veces heroica, 35 veces victoriosa!. El 19 digital.

4)    Testimonio  de  Jorge Antonio Gutiérrez Flores:





La Divinidad nos bendice siempre.
La Divinidad es en nosotros/as
Somos la Divinidad
Somos Uno 
Byron Picado Molina
SOCIEDAD BIOSÓFICA NICARAGUA (SBN)
Helena Petrowna Blavastky
"La Espiritualidad más expandida es el AMOR en VERDAD iluminado 
con Valores aplicados"
Estelí,Nicaragua.
América Central
 

 Blog Red Nicaragüense de Luz http://renluz.blogspot.com/
( Red Estelí Cultural) 


No hay comentarios:

Publicar un comentario