20110328150531-fotonoticia-20110318100534.jpg

El ejército de Estados Unidos ha creado 500 perfiles de usuarios ficticios en redes sociales para interferir e investigar en las corrientes de opinión de servicios como Facebook o Twitter. La creación de los perfiles se ha encargado a la empresa Ntrepid, que ha puesto a disposición de 50 miembros del ejército 10 cuentas de usuario para cada uno.

   La utilización de redes sociales en las últimas revueltas en países como Egipto ha hecho que los muchos gobiernos presten especial atención en este tipo de comunicación. Las iniciativas para participar en las redes sociales han ido desde la creación de perfiles como el del ministerios del Interior en Twitter a la creación de páginas en Facebook. En el caso de Estados Unidos, directamente han decidido entrar en las redes sociales para investigar, controlar e influir en los contenidos que se producen.
   El ejército americano ha contratado a la compañía Ntrepid para que realice la creación de 500 perfiles falsos. La compañía se embolsa 2,76 millones de dólares  por la creación y mantenimiento de estas páginas según el diario The Telegraph. Un cuerpo de 50 espías americanos utilizarán las cuentas para relacionarse con otros usuarios y participar en grupos. El fin de esta operación es el de mantener controlados los movimientos en las redes sociales y lanzar posturas que convengan al Gobierno.
   Ntrepid se ha encargado de crear unos perfiles adecuados. La compañía ha generado identidades falsas con antecedentes creíbles y con contenidos que no hagan sospechar a los usuarios. Los perfiles desarrollan identidades de distintas edades, sexos y origen, todo con el fin de poder abarcar el mayor espacio posible de los temas en redes sociales.
   Las fuentes que han confirmado la noticia al diario británico han asegurado que el objetivo no es la propia población americana sino la del extranjero. En este sentido pretenden mantener cierto control con grupos extremistas que se relacionen en la red y con organizaciones que realicen propaganda contra Estados Unidos fuera de sus fronteras.
   Según The Telegraph, la operación se está realizando en la base de las Fuerza Aéreas de MacDill, en Florida.