martes, 20 de marzo de 2012

Tres cuartos de un hombre que es todo

Tres cuartos de un hombre que es todo


Escribe el articulista Juanjo de Murcia: "El amor todo lo puede: aunque no te sientas un héroe, hacer cualquiera de las acciones sugeridas es heroico. Esos actos salvan vidas, alimentan a los necesitados, dan vidas dignas en el tercer mundo y
 son respetuosos con el medio ambiente".

Esta frase bien pudiera aplicarse a Roberto Loáisiga Méndez, escritor y muralista esteliano, autor del libro El cáncer a veces es una sinfonía, publicado en Estelí a principios del 2012, el cual se estructura en una entrada, un prólogo, diez capítulos, un epílogo, un anexo y cuento para contarnos su experiencia personal sobre sus dos vidas, sus tres cuartos de hombre que es todo, su canto del dolor para ser amor de la existencia, su cátedra y su lección de vida, la parodia de sus dificultades y retos del futuro.

Este libro no es fábula ni cuento ni novela, aunque parezca una historia novelada a los ojos del lector y sus sentimientos de vida desconocida. Este libro es la armonía, el acorde, la eufonía del testimonio de un hombre que se inventó otra vida con música de violín para reírse del dolor y de la fatalidad. El dolor tomó otro concepto en su diccionario de la vida y sus consecuencias. El dolor es una parodia del dolor y la dolencia se vuelve caricatura y esperpento de la nada. La muerte ya no es tan pálida y ojerosa con su guadaña, ya perdió su hoz y su razón de ser en la existencia del hombre y del poeta.

Roberto Loáisiga Méndez, autor también de ReflexioNicas y otros rumores (Editorial La Trilla, Petén, Guatemala, 2008) y Entresijos del crepúsculo (Nicaragua, 2009), sin aparentes alardes técnicos en su escritura, con un lenguaje sencillo en primera persona, y una estructura lineal en su desarrollo, truncada a veces por intertextos seleccionados en sus reflexiones, nos cuenta sus recuerdos, sus anécdotas, su metamorfosis, su aliento, sus intenciones y sus auto-burlas de la vida que le ha tocado morir para vivir, y en el mejor de los casos, sentir la calidad del entusiasmo y la música de las cosas humanas.

Y no quiero olvidar un recurso técnico interesante, que Roberto Loáisiga Méndez aplica en su libro sin alardear de táctica o procedimiento narrativo, pues el autor lo usa para traer un recuerdo, llamar una reflexión o ilustrarnos sus pensamientos de escritor armónico. Me refiero a la intertextualidad del texto testimonial, entendida como tal, el conjunto de relaciones que acercan un texto determinado a otros textos de variadas procedencias, a veces del mismo autor o de otros, de la misma época o de otras. Tales son los casos de los autores citados: Albert Espinosa, Leonardo Boff, Ignacio Ramonet, Jodorowsky…

En fin, El cáncer a veces es una sinfonía es un libro de vida para enseñar a vivir a nuestras angustias y soledades en el dolor de la muerte.  Y como el hado enloquece de tanta locura y mal, sólo nos queda la felicidad de la palabra que es resurrección de la palabra y de la vida del hombre y la mujer.

Y debo terminar con el poema de la maestra que se vengó del autor con certeza de poeta y que es todo un tratado de vida en la grandeza de los seres humanos:

"A un ¾ de hombre: mezcla cientos de colores/ añade un quintal de lucha/ suma galones de rebeldía, / más de  4/5 de indio; y 9/10 de héroe; junta libras de humor fino/ con ¾ de mujer bravía. / Echa ½ zorro astuto/ y pon mucho arte y poesía. / De esta cuenta americana/ resultan ¾ de hombre./ Es lo que dices tú, pero sólo son palabras./ Mis números son más grandes/ y mi matemática exacta". 

Telica, 24 de febrero, 2012.
* El autor es escritor y docente universitario.

 
La Divinidad nos bendice siempre.
La Divinidad es en nosotros/as
Somos la Divinidad
Somos Uno 
 
Byron Picado Molina
SOCIEDAD BIOSÓFICA NICARAGUA (SBN)
Helena Petrowna Blavastky
"La Espiritualidad más expandida es el AMOR en VERDAD iluminado 
con Valores aplicados"
Estelí,Nicaragua.
América Central
 
 
 
(Red Nicaragüense de luz)
 
 
( Red Estelí Cultural) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario