jueves, 9 de septiembre de 2010

¿Qué pasará el 2012?

¿Qué pasará el 2012?

Hasta donde sabemos, en 2012 no ocurrirá algo especial, aunque quizás usted haya escuchado una o más de las siguientes predicciones astronómicas: un planeta gigante llamado Hercólubus se acercará a nuestro sistema solar provocando grandes cataclismos a nivel planetario; la Tierra atravesará un peligroso cinturón de fotones que acabará con nuestra tecnología actual; un alineamiento de planetas en el Sistema Solar afectará la corteza terrestre y dará origen a gigantescos tsunamis; etc.

La inquietud nace del calendario maya. Resulta que los mayas, que después de la conquista española ya no pudieron defenderse de cuanta creencia se les ha achacado, manejaban un calendario llamado "la cuenta larga" además de un calendario civil ordinario, que se repetía cada 52 años. Para usos normales bastaba el calendario de 52 años, pues la posibilidad que una fecha se usara dos veces era muy baja, dado que la expectativa de vida no superaba esa edad. Recordar una fecha de nacimiento, un aniversario de matrimonio o el año en que salimos del colegio no podría haber ocurrido hace más de 52 años si nadie era más viejo que esa cantidad de años, así que el sistema funcionaba bien. Para eventos históricos, en cambio, se necesitaba la cuenta larga, pues abarca miles de años sin ambigüedad. ¡Pero ojo! Aunque hay quienes nos han querido hacer creer que la cuenta larga es única, y que por tanto su final tiene algún significado especial, existe evidencia de que los mayas consideraban una cuenta larga anterior y una posterior a la todavía vigente. Este hecho es omitido por quienes afirman que el fin de la cuenta larga resume una "profecía maya" sobre el fin del mundo.

Aclarado ese punto, miremos qué se augura para el 2012. Tomemos, por ejemplo, el cinturón de fotones: Sus profetas lo anuncian a voz en cuello para el 2012, pero callan que lo anunciaron también para "un año entre 1998 y 2003″, y que antes lo habían anunciado "entre 1995 y 1996″, y "en 1992″. Este cinturón fue descrito por el medium Paul Otto Hesse (¡muchísimas veces mal identificado como un astrónomo!) en 1949. Sus ideas, sin ningún soporte físico, se mantuvieron en el folklore ocultista hasta ahora. ¿Qué hay de verdad en ello? Por una parte resulta que no hay ningún proceso físico que haría moverse a los fotones formando un ordenado cinturón, a menos que estuviéramos en la proximidad de un agujero negro, lo cual en nuestro caso no es así. Por otra parte, digamos que de algún modo se pudiera formar ese cinturón y nos viéramos inmersos en él. ¿Nos afectaría? A cada instante recibimos un tremendo baño de fotones provenientes del Sol; en nuestras casas generamos fotones para uso doméstico usando lámparas y linternas. ¡De otro modo usted no podría leer este artículo! Hay fotones de mayor energía, que pueden ser peligrosos para nosotros (como muestra, la radiación UV que sentimos al ir a la playa) pero no se generan porque sí. Nadie ha detectado una fuente importante de fotones de alta energía cerca del Sistema Solar.

El caso de Hercólubus es también de antología: En América Latina la creencia en la existencia de este objeto ha sido popularizada como el testamento espiritual de dos místicos que se hacían llamar Samael y Ravolú, quienes habrían querido alertar a la Humanidad sobre el peligroso acercamiento de este planeta. Ellos fueron bastante lejos, en sus afirmaciones, diciendo que el Sol en realidad orbita una lejana estrella de las Pléyades llamada Alcyone, en un ciclo que nos lleva en torno a la galaxia cada 26 mil años. Requiere un poco de astrofísica de primer año de universidad, pero es relativamente fácil ver que esto es absurdo. No orbitamos Alcyone, y de hecho nos estamos alejando de las Pléyades. Si realmente pudiéramos movernos en la galaxia como plantean estos místicos, Alcyone sería invisible, pues la masa de una estrella no bastaría para generar esa atracción, y por tanto debería ser un agujero negro. Hercólubus, además, debiera ser visible a simple vista o con binoculares si está tan cerca de la Tierra. Una simple observación en una noche despejada nos prueba que no es así. (Aunque diverja del tema, no quiero dejar de mencionar que otras joyitas de Ravolú incluyen la creencia en que las vacunas son dañinas para los seres humanos. El peligroso efecto de tales creencias se ha hecho sentir en las comunidades que, por una razón u otra, han abandonado la vacunación. Ha habido niños gravemente enfermos; algunos han muerto. Sin embargo la decisión de aplicar una vacuna a sus hijos la toman los padres. Son los adultos quienes deben usar su educación científica para decidir quién está ayudándole a cuidar a su familia y quién es un charlatán. El caso de anunciar el fin del mundo no es distinto.)

Digamos también algo sobre los temidos alineamientos planetarios. Su casi nulo efecto se puede calcular con matemáticas de colegio. Para sentirnos tranquilos basta recordar que recientemente hubo dos alineamientos importantes, en 2002 y 2005, y aunque aparecieron los profetas de siempre anunciando caos y destrucción, la fuerza de gravedad no se inmutó por esta mala publicidad y actuó como siempre. Tras hacer unas pocas multiplicaciones y divisiones resulta que nos encontramos con que todos los planetas alineados no alcanzarían a hacer en la Tierra un efecto gravitacional mayor que el de un avión de pasajeros. Si usted no se preocupa por la posición de cada avión en el mundo en este preciso momento, entonces le sugiero que haga oídos sordos a quien le pida que se preocupe por la posición de los planetas, pues su efecto es miles de millones de veces menor. (Esto, dicho sea de paso, es una de muchas maneras de mostrar que la creencia en la astrología no tiene una base física).

Por supuesto toda esta desinformación no circula gratis, pues la base de esta "industria del fin del mundo" parece ser en muchos casos económica. Ya hay gente en nuestro país organizando carísimos seminarios para explicar lo que supuestamente va a ocurrir el 2012 y enseñarle meditación para prepararse; hay quienes están tratando de vender al menos 10 libros diferentes relativos al tema (y ninguno de ellos tiene un enfoque escéptico); no tardarán en llegar quienes ofrezcan toda clase de servicios para salvarle de la hecatombe. El mejor consejo que le puedo dar, refraseando a Carl Sagan: "Ante una afirmación extraordinaria, exija evidencia extraordinaria". Si le dicen que cualquiera de los disparates anteriores son cosas que los astrónomos saben, pongámoslo simple: Le estan mintiendo.

Por Eduardo Unda-Sanzana, PhD
Astrónomo, UCN

http://www.tauzero.org/2010/01/que-pasara-el-2012/

La Divinidad nos bendice siempre.
La Divinidad es en nosotros/as
Somos la Divinidad
Somos Uno 
 
Byron Picado Molina
SOCIEDAD BIOSÓFICA NICARAGUA (SBN)
Helena Petrowna Blavastky
"La Espiritualidad más expandida es el AMOR en VERDAD iluminado 
con Valores aplicados"
Estelí,Nicaragua.
América Central
 
 
 
(Red Nicaragüense de luz)
 
 
( Red Estelí Cultural) 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario